miércoles, 11 de febrero de 2009

Fuentes de alimentación ATX

ATX es un factor de forma creado por Intel en 1996, en su momento supuso un gran cambio en el diseño de las cajas, las placas base y las fuentes de alimentación, desde entonces la especificación ATX domina el mercado de los PC, ya nadie se acuerda del factor de forma AT.

La actualización más reciente de ATX es la versión 2.31, las fuentes de alimentación ATX presentan más de un conector para llevar a la placa base. El principal puede ser de 20 o 24 pines, hay placas base que sólo tienen 20 pines, en este caso y si tu fuente tiene 24, los cuatro que sobran (en la foto con una etiqueta) se dejan sin conectar.



Sucede de vez en cuando que nos encontramos con más conectores macho colgando de la fuente que conectores hembra en los que conectarlos, que nadie se agobie por esto, así funciona la selección natural de las especies y hasta el momento no nos ha ido mal. Por el contrario si intentamos conectar todo con todo podemos armarla.

Por ejemplo, los procesadores tiene una alimentación específica con un conector de cuatro pines (P4). Si no lo conectas el procesador no funciona, pero cuidado, este conector es específico y único, no lo confundas con los cuatro que te pueden sobrar del de 24. Para entender esto debes ver las polarizaciones de cada uno de ellos en estos enlaces de HwB.


Las fuentes de alimentación se escogen y pagan fundamentalmente por su potencia, un valor típico en este momento para un equipo doméstico es 500 w, aunque esto puede variar bastante en función de como configuremos el equipo. De todas formas el parámeto más importante es el de su eficiencia energética (EE), en la actualidad existe un movimiento que pide a todos los usuarios de PC's que no monten fuentes de alimentación con una eficiencia energética menor del 80%. No sólo ahorras en la factura de la luz, ayudas a reducir el problema del cambio climático.

Una pequeña comparación:
  • Fuente ATX con EE del 74% para ofrecer 450w en su salida pide a la red en su entrada unos 608w
  • Fuente ATX con EE 87% para ofrecer la misma potencia en su salida pide a la red en su entrada unos 517w, total 91w de ahorro.
Ahora multiplica este ahorro por las horas y días al año que tienes encendido el ordenador, te vas a sorprender al ver que el precio que pagas de más por una fuente ATX energéticamente eficiente, lo amortizas sobradamente y contaminas menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada